La leyenda de la cueva encantada

La leyenda de la cueva encantada
[Total:1    Promedio:5/5]

La leyenda de la cueva encantada




 

 

La leyenda de la cueva encantada. En un lugar apartado, cercano a las montañas existía un pueblo pintoresco en el cual todos sus habitantes se conocían. Además, las leyendas eran transmitidas de generación en generación, se respetaban las mismas y los pobladores cumplían cabalmente las enseñanzas e indicaciones de sus mayores.

Había muchas leyendas y muchas tradiciones de las cuales los pobladores deberían de cumplir, pero la más conocida y por tanto la más respetada era “La leyenda de la cueva encantada”.

Dicha leyenda, afirmaba que en ese lugar se encontraba un gran tesoro, pero acompañado de este existía una maldición que recaería en aquel que se atreviera a profanar el lugar.

Transcurría el tiempo y los años y nadie en aquel lugar se atrevía a ingresar a la cueva encantada, hasta que una vez en las fiestas tradicionales del pueblo, Pedro asistió al baile estelar donde el ya mencionado bebió bastante.

El grado de intoxicación alcohólica fue de considerada magnitud, pero no lo suficiente para qué Pedro perdiera la razón, al encontrarse con sus amigos alguien tocó el tema de la leyenda y Pedro con la valentía que da el alcohol afirmó “ingresaré a la cueva encantada y sacaré el tesoro”.

Nadie hizo caso de las palabras de Pedro pues todos pensaban que era una puntada de un borracho que no sabía tomar. La fiesta aún era joven y todos empezaron a preguntar por aquel chico que hacía unos minutos había afirmado ingresaría a la cueva encantada.

Empezó a correr los minutos y la ausencia de Pedro se hizo más notoria ya que nadie lo había visto por ningún lado, todos empezaron a alarmarse y aquella fiesta se convirtió en un sepulcro. Por todos lados en el pueblo la gente se dio a la tarea de buscar a aquel joven, pero nadie sabía de su paradero, su familia era un mar de lágrimas.

Para ese entonces, empezó a cobrar fuerza lo que la noche anterior había afirmado Pedro, que el sacaría el tesoro de la cueva encantada.

Habían transcurrido exactamente 24 horas de la desaparición del joven Pedro, cuando la gente se juntó en la plaza del pueblo para organizar una brigada de rescate. Toda la gente del pueblo se encontraba en la plaza, cuando de repente y sin que nadie se explicara por donde apareció Pedro pegando de brincos y gritos, feliz decía “Entre a la cueva encantada y saqué 5 cinco centenarios de oro”; la gente no podía creer lo que veía, pues aquel joven de 20 años que hacía 24 horas no aparecía, en ese momento mostraba una vejez de 70 años.

Cual era la maldición por ingresar a la Cueva Encantada

Pedro había cambiado 5 centenarios de oro, por 50 años de su vida. Esa era la maldición de la cueva encantada.

Share this...

Realiza un comentario sobre este aporte

Comentarios

You may also like...