San Cosme y San Damián, Santos Patronos de los Médicos

San Cosme y San Damián, Santos Patronos de los Médicos
[Total:2    Promedio:5/5]

San Cosme y San Damián, Santos Patronos de los Médicos

 




San Cosme y San Damián, Santos Patronos de los Médicos . El 26 de septiembre de cada año se celebra a estos santos, los cueles eran gemelos y médicos de profesión.

Se les recuerda por ser muy eficientes en su profesión, además de que prestaban sus servicios profesionales a quien fuera sin el ánimo de lucrar.

Se sabe que San Cosme y San Damián nacieron en Arabia; estudiaron en Siria Ciencias, ahí fueron muy destacados como médicos. Se les recuerda que nunca pedían dinero por sus servicios por esta razón se les llego a conocer como los “Santos sin Dinero”. Por estas acciones desinteresadas, rápidamente se ganaron el cariño y afecto del pueblo

Al ganar fama y popularidad fueron aprendidos y condenados a ser decapitados en el siglo IV.

 

Milagros de San Cosme y San Damián



Entre sus milagros se cuenta, que al estar clavados la gente les lanzaban piedras las cuales sin explicación alguna rebotaban sin hacerles daño alguno, las rocas al ser rebotadas se dirigían a las gentes que las estaban lanzando. Esto también sucedía con personas que les lanzaban flechas

También se dice que varias personas de la época, enfermas de gravedad pedían de la ayuda de ellos, los cuales las sanaban sin explicación alguna.

Por su profesión y los milagros que hacían referentes a la salud a San Cosme y San Damián se les conoce como los Santos Patronos de los Médicos

 

Oración a San Cosme y San Damián

«Gloriosísimos mártires Cosme y Damián,
que apenas consumado vuestro sacrificio
con la decapitación de vuestras cabezas
con que quiso el Señor solicitar
vuestra coronación allá en el Cielo
visteis, al invocar vuestros nombres
y por la veneración de vuestras reliquias,
multiplicarse los prodigios de las curaciones instantáneas
de enfermedades desesperantes, y la Santa Madre Iglesia
os ha acogido en el número de los Santos,
cuya invocación es obligatoria para todos los sacerdotes
en la celebración de la Santa Misa, implorad la gracia que,
procurándonos imitar fielmente las eminentes virtudes
por las cuales fuisteis considerados verdaderos modelos,
merezcamos ser asistidos eficazmente por vosotros en todas
nuestras necesidades tanto corporales como espirituales. Amén»

Fuente:

Share this...

Realiza un comentario sobre este aporte

Comentarios

You may also like...